¿Qué denunciamos?

Desde aquí denunciamos la invasión que el pueblo tibetano está recibiento por China. Debido a la gran cantidad de recursos que tiene el Tibet, Chima trata de invadirla a la fuerza. Esta historia lleva ya bastante tiempo, ha sido necesaria la muerte de decenas de monjes budista, para que esta noticia saltase a un nivel de interes mundial.

Nuestros Argumentos

Los argumentos utilizados para la denuncia de este hecho son:

  • No es justo que pueblo sea oprimido por un impero con mas poder que el anterior.
  • No es justo que les roben las riquezas, alimentos, minerales y demas materia prima que se obtiene del Tibet.
  • No es justa la brutal represión militar por parte del gobierno Chino.
  • No es justo que a una propuesta pacífica se le responda con disparos de balas.

¿Por que Denunciamos?

Denunciamos por que no vemos justa la represión China sobre Tibet de esta forma tan brutal, sin argumentos y en difinitiva sin motivos, el único motivo es la riqueza del terreno en el que viven los tibetanos y que el gobierno de China les quieren robar.

Datos Historiacos

Poco se conoce del Tíbet antes del siglo VII. Desde este siglo hasta el siglo X el Tíbet fue un país independiente en donde la tierra era poseída por familias nobles, monasterios budistas y pequeños terratenientes. Esta forma de sociedad se mantuvo hasta 1930. En aquel entonces 70.000 personas eran siervos en una población total de 1,5 millones de habitantes.

En el siglo XIII el Tíbet fue dominado por el Imperio Mongol. Los gobernantes mongoles le dieron gran autonomía secular a la escuela de Sa-skya del budismo tibetano. Durante tres siglos el Tíbet siguió siendo gobernado por dinastías seculares. En el siglo XVI Altan Khan de la tribu mongol de Turnet le dio respaldo al gobierno religioso del Dalai Lama, siendo el budismo la religión predominante entre mongoles y tibetanos. En el siglo XVII el jesuita António de Andrade logra atravesar las montañas del Himalaya y penetrar en el Tíbet, convirtiéndose en el primer europeo en conseguirlo.

Al principio del siglo XVIII China envió un comisionado chino a Lhasa para hacerse cargo del gobierno. Diferentes facciones tibetanas se rebelaron contra el comisionado, el cual fue asesinado. Posteriormente el ejército Qing invadió el Tíbet y derrotó a los rebeldes, reinstalando a otro comisionado. Dos mil soldados chinos permanecieron en el Tíbet y sus labores defensivas fueron apoyadas por fuerzas locales organizadas por el comisionado.

En 1907 se firmó un nuevo tratado entre Gran Bretaña, China y Rusia donde se le daba a China la soberanía sobre el Tíbet. En 1910 el poder central Qing ejerció por primera vez el gobierno directo sobre el Tíbet. Sin embargo, en 1911 el estallido de la guerra civil en China obligó a las tropas de este país estacionadas en el Tíbet a regresar a aquel país, oportunidad que aprovechó el Dalai Lama para restablecer su control sobre el Tíbet. En 1913 el Tíbet y Mongolia firmaron un acuerdo reconociendo su mutua independencia de China. En 1914 se negoció un tratado entre China, Tíbet y Gran Bretaña denominado Convención de Simla. Durante esta convención los invasores británicos trataron de dividir al Tíbet en dos regiones, lo cual no prosperó. Sin embargo los representantes de Tíbet y de Gran Bretaña firmaron un acuerdo a espaldas de China, mediante el cual el Tíbet sería una región autónoma de China y los británicos se adjudicarían 90.000 kilómetros cuadrados de territorio tradicionalmente tibetano que corresponde al actual estado de Arunachal Pradesh.

En 1950 el ejército chino invadió el Tíbet, derrotando fácilmente al débil ejército tibetano. En 1951 se redactó el Plan para la Liberación Pacífica del Tibet, el cual fue firmado por representantes del Dalai Lama y el Panchen Lama bajo la presión del gobierno chino. Este plan contemplaba la administración conjunta del gobierno chino con el gobierno del Tíbet. En aquella época la mayoría de los tibetanos vivían bajo un régimen de servidumbre por cuanto la mayor parte de la tierra era poseída por los lamas. El plan fue implantando pero no sobre todo el territorio, por cuanto las regiones de Kham Oriental y Amdo fueron consideradas como provincias chinas, llevándose a cabo una reforma radical de la tenencia de las tierras. En junio de 1956 y a consecuencia de esta reforma, estalló una rebelión en estas dos regiones, la cual, respaldada por la CIA estadounidense , se extendió hasta Lhasa. El ejército chino logró doblegar la rebelión en 1959, en acciones militares que ocasionaron la muerte a miles de tibetanos. El decimocuarto Dalai Lama y sus principales colaboradores huyeron a la India, desde donde siguieron respaldando acciones rebeldes contra el ejército chino hasta 1969 cuando la CIA decidió no proveer más ayuda.

Aunque el Panchen Lama estaba virtualmente prisionero en Lhasa, los chinos lo mostraron como el jefe del gobierno del Tíbet en ausencia del Dalai Lama, quien tradicionalmente había sido el gobernante de la región. En 1965 China introdujo cambios sustanciales cuando desposeyeron de las tierras a los lamas e introdujeron la educación secular. Durante la Gran Revolución Cultural Proletaria en China el Tíbet sufrió serios daños a su patrimonio cultural, incluyendo su herencia budista. Más de 6000 monasterios budistas fueron destruidos y varios monjes y monjas budistas fueron asesinados o hechos prisioneros.

Desde 1979 se han venido haciendo reformas económicas, pero no políticas. Las acciones de China sobre el Tíbet pueden considerarse, sin embargo, como moderadas. La mayor parte de la libertad religiosa ha sido restituida siempre que los lamas no cuestionen el derecho de China a gobernar al Tíbet.

En la actualidad si bien existen discrepancias acerca de cuan opresiva es la dominación china en Tíbet, lo cierto es que internacionalmente se considera esta región como parte de China y ningún país extranjero ha reconocido al gobierno del Dalai Lama en el exilio.

Lo que sí parece cierto es que, si bien las condiciones de vida en el Tibet han mejorado considerablemente bajo el régimen chino, la Revolución Cultural y la actual y continua inmigración de chinos han afectado a la cultura y las tradiciones de este pueblo, que es inevitable en proceso de cada inmigración y un problema para el universo en este mundo globalizado.

Datos Actuales

En marzo de 2008 se desencadenó una revuelta con un aún desconocido número de víctimas, asi como de gente implicada en estas protestas y los motivos concretos de estas en este momento. China, durante estas protestas, expulsó a los medios de comunicación internacionales del Tíbet, con intención de proteger su seguridad, lo que levanta sospechas, entre algunos medios, sobre el grado de represión llevado a cabo por el ejército chino. El partido Comunista chino dijo que “aplacaría” a los manifestantes y envió cerca de seis mil militares a la zona. La televisión mostró la escena cuando unos manifestantes atacaron tiendas y destruyeron objetos, la cual nunca apareció en televisión occidental como CNN. Las últimas imágenes de televisión mostraban tanques entrando en Lhasa, la capital del Tíbet, si bien posteriores testimonios de turistas siembran serias dudas acerca de la espontaneidad y el carácter pacífico de dichas protestas. Existen diversos testimonios grabados en vídeo en la que se aprecian una turba de manifestantes atacando indiscriminadamente a transeúntes chinos de etnia Han, además de saqueos y destrucción de comercios propiedad también de estos últimos.

Soluciones

La unica solución posible es que China salga del territorio que tiene ocupado en Tibet. Y que los monjes tibetanos y en general el pueblo del Tibet, puedan desarrollar su vida de una forma natural y sin estar oprimido por una potencia mundial como lo es China.

NOesJUSTO

  • No es justo que pueblo sea oprimido por un impero con mas poder que el anterior.
  • No es justo que les roben las riquezas, alimentos, minerales y demas materia prima que se obtiene del Tibet.
  • No es justa la brutal represión militar por parte del gobierno Chino.
  • No es justo que a una propuesta pacífica se le responda con disparos de balas.